Tarde grullera

El primer fin de semana de febrero se celebró la Fiesta de despedida de las grullas (aunque aún no se han ido, quedan muchas rondando por la laguna y, durante el día, comiendo en los campos del Jiloca).

La tarde del sábado subimos a Gallocanta para ver el ambiente, compartir un rato con los amigos, ver la entrega anual del premio Grullero Mayor y disfrutar del espectáculo de ver entrar a las grullas a dormir en la laguna.

Como es habitual en esa zona, la tarde era bien fresca, con mucho viento fuerte y frío. Por eso a las grullas les costó volver desde el valle y entraron muy tarde, ya casi era noche cerrada. Para conseguir avanzar venían volando a muy poca altura, así que tuvimos la suerte de que nos pasaran bandos enormes justo por encima, lo que era precioso de ver y escuchar.

Por la carretera de Torralba , además de ir a ver entrar a las grullas, nos gusta pasar despacio con el coche buscando al mochuelo en alguno de los montones de piedras. Esta vez hubo suerte y se quedó para la foto.

mochuelo

Mochuelito junto a la carretera

Otra de las vueltas que repetimos algunas tardes de invierno es circular por la carretera de El Poyo, volviendo por los caminos para ver volar a los milanos en torno a las choperas donde duermen, a los ratoneros, que se espantan siempre antes de parar el coche, y a los cernícalos en busca de comida. A estos últimos ya llevo varios intentos de fotografiarlos en vuelo, pero no he conseguido ninguno tan cerca como este de Quinto, el pueblo de mamá.

cernicalo2

Cernícalo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s