Largos días de junio

Junio es ese mes que ya huele a verano: se reduce el horario de clase, terminan las extraescolares y las tardes son larguísimas. Eso me encanta porque aparte de jugar y acabar los exámenes, tengo tiempo para salir al campo casi a diario.

Este año la primavera fue más lluviosa. Aunque ahora ya se ha secado todo, a inicios de mes estaban las praderas espectaculares de flores.

Cuando las luces son adecuadas me gusta probar a captar contraluces de plantas con la luz detrás o claves bajas aprovechando esos rayos de sol bajo que solo ilumina algunas zonas aisladas.

Para disfrutar de la naturaleza, esta es la época del año en que todas las aves van como locas a criar a sus polluelos. Así que me encanta ir con papá y sentarnos a observar sus movimientos, a ver dónde ceban, qué presas llevan a los nidos y, con suerte, estar en el momento justo en que los volantones empiezan sus primeros y torpes paseos.

Después de muchos años de observar al Roquero Rojo en nuestro querido valle del Pancrudo, este verano por fin hemos visto a una pareja sacar adelante a sus pequeños.

Otro gran descubrimiento, gracias a Antonio, fue este nido de Golondrina daurica bajo un puente. Una pareja preciosa que también ha visto volar a sus pollos sin ningún percance.

El último día que estuve en el hide ya habían volado las golondrinas, así que me camuflé para ver si acudía algún animal a beber al río… y sí que vinieron, aunque no los que esperaba.

ovejas

Otro de los fenómenos naturales que tenemos justo a la vuelta de la esquina (y no en sentido figurado) es el de los Ciervos volantes. Después de cenar salimos a la orilla del Jiloca a esperar a que empiecen sus vuelos crepusculares. Mientras se hace la hora de que comiencen su actividad me doy unos paseos y derrapes con la bici y, si vuelan con algo de luz, a intentar pillarlos en vuelo. No es nada fácil, por cierto.

Otra de mis actividades favoritas de inicios de verano son los paseos nocturnos con la furgo para ver si cruza por los caminos algún mamífero (erizo, zorro, gineta, tejón, liebre…). Es mejor momento para verlos puesto que ya están rondando los jóvenes. Muchas de esas vueltas no son muy exitosas, o no se ve nada o la imagen es de un animal cruzando el camino a toda velocidad, casi sin poder identificarlo. Pero algunas noches hay suerte y encontramos algún motivo de foto.

_ROD4744

Sapo común

Anuncios

9 comentarios en “Largos días de junio

  1. Gracias Carlos por el placer de ver lo que haces. Son hermosas tus fotografías, un abrazo.

    LUZ MARINA SALAZAR A.
    😃😃

  2. ¡Qué chulas! Me quedo con los ciervos pero vamos, por decirte algo. Me chifla la de las sombras, el sapo…¡Todas!

    Eres un artista

  3. Mira, a las primas les ha gustado la de las ovejas. A ver que fotos nos traes de Malasia. Que tengas un buen verano. Y un viaje estupendo, como todos los que te preparan los papis.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s