India: Assam y Arunachal Pradesh

Las últimas navidades las hemos pasado en el Nordeste de la India. Hemos visitado tres espacios naturales situados en dos de sus estados: Eaglenest (Arunachal Pradesh), Kaziranga y Nameri (Assam). Geográficamente nos hemos movido por el Himalaya oriental y la llanura del enorme río Brahmaputra, dos ambientes increíbles.

Nuestro objetivo principal en cuanto a gran fauna eran los fascinantes rinocerontes indios, de los que hemos disfrutado en varios safaris dentro del parque nacional de Kaziranga, donde vive el 80 % de la población mundial de esta especie amenazada de aspecto prehistórico.

Una de las experiencias que más me gustó fue hacer un paseo a lomos de un elefante doméstico. Salimos en grupo al amanecer para acercarnos a los rinocerontes. La mañana tenía niebla y los rinocerontes no desconfiaban nada, por lo que se quedaban muy cerquita y los vimos muy bien.

 

Con el tigre no hubo suerte, ya sabíamos que en esta zona las posibilidades de verlos bien eran pocas ya que se ocultan fácilmente bajo la enorme hierba de los elefantes. Sin embargo pudimos disfrutar de otros mamíferos muy interesantes, como los elefantes asiáticos, búfalos, gibones, macacos, langures, ardillas gigantes y una simpática familia de nutrias.

 

En cuanto a aves está claro que no era la mejor fecha, pasé muchas horas persiguiendo “fantasmas” en la espesura de la vegetación. ¡En la selva es tan difícil que asomen a ramas bajas y despejadas cuando no es la época de canto!. Aún así pude pillar unas cuantas fotos que me gustan y recompensan el esfuerzo.

 

Al ser invierno no había gran actividad de otros grupos de animales. Os dejo dos fotos que me gustan, una oruga escondida dentro de la hoja de la que se alimenta para que no se la coman fácilmente los depredadores y un grupo de geckos en un juego de luces y sombras que me gustó mucho.

 

Eaglenest está en las faldas del Himalaya oriental, así que pasamos bastante frío, sobre todo en un campamento muy básico situado a casi 3.000 metros de altitud. Aquí van varias imágenes de las imponentes montañas, una aérea desde el avión, y de los increíbles bosques que las pueblan.

 

Además de paisajes y animales, en la India no puedes dejar de asombrarte con las personas, ¡están por todos lados!. Sorprende mucho el colorido de sus ropas, la decoración de los camiones y la gran sonrisa que suelen llevar en sus caras, a pesar de que a veces no tengan casi nada, como la gente que vivía en el poblado del vertedero de Guwahati rebuscando “tesoros” en la basura. Fue muy impactante.

 

En definitiva un viaje que, aunque nos resultó duro en algunos momentos, ha sido muy interesante y he aprendido mucho.

Si queréis visitar mi otro viaje en busca del tigre a la India en las navidades del 2012, os dejo el link. ¡Ya casi no me acuerdo, hace media vida!

https://carlospereznaval.wordpress.com/2013/09/24/breve-escapada-a-la-india/

 

Anuncios

Un verano en Malasia

Este verano he tenido mi primer contacto con la selva en un viaje a Malasia Peninsular y a Sabah, en Borneo. He descubierto lo que son las sanguijuelas, los mosquitos, la humedad y las dificultades de encontrar los animales aunque los estés oyendo al lado. ¡Siempre hay una hoja en medio! Pero estos inconvenientes se ven compensados cuando alguno de los espectaculares habitantes de esas junglas se deja observar o, mejor aún, fotografiar.

Primero pasamos unos días en la península malaya. Visitamos Kuala Lumpur, Fraser’s Hills, Taman Negara y las islas Perhentian.

PASE MALASIA001

Torres Petronas en Kuala Lumpur

Algunos de los animales y paisajes de nuestra visita a Fraser’s Hills, muy cerca de la capital y con un clima mucho más agradable que el de las tierras bajas.

De las tierras altas nos fuimos al Parque Nacional de Taman Negara, uno de los más famosos del sudeste asiático. A nosotros nos pareció un poco masificado, pero fue nuestro primer contacto con la selva y las primeras sudadas en busca de la espectacular fauna que se puede encontrar.

En las islas hice snorkel por primera vez. Lo de hacer fotos ya era demasiado, pero disfruté mucho y me gustaron tanto los peces payaso que pongo uno de recuerdo. En el pueblo había graffitis muy majos.

Después de estas dos semanas en la península nos fuimos para Borneo, donde pasamos la mayor parte del viaje. De los dos estados malayos de esta enorme isla, Sarawak y Sabah, esta vez sólo hemos visitado el segundo de ellos. Su capital es Kota Kinabalu, más conocida como KK,  y desde ahí nos dirigimos a las montañas de Crocker Range y Gunung Kinabalu. Había un montón de senderos espectaculares para caminar. Como descanso, después de las caminatas nos fuimos a las aguas termales de Poring Springs, donde vimos varias Rafflesias en flor. Además disfruté de mi primer canopy walk. ¡Una pasada!

El siguiente destino fue Sepilok,  conocido por su centro de rehabilitación de orangutanes. Nosotros no lo fuimos a ver, pero pasamos unos días fantásticos completando la lista de animales fotografiados. Además seguimos disfrutando de la comida y simpatía de los malayos en unos parajes increíbles. Había que aprovechar tanto el tiempo que me llevaba la cámara hasta a la piscina porque nunca se sabe cuándo se van a dejar retratar los animales que tanto buscas. Un ejemplo es la foto del Crimson Sunbird que os pongo debajo, después de muchos intentos lo pillé con el bañador mojado.

Canopy en el rainforest discovery centre, Sepilok

Canopy en Rainforest Discovery Centre, Sepilok

PASE MALASIA053

Gecko dentro de una lámpara

Uno de los sitios que mejor resultado nos dieron en cuanto a fauna, la comida y gente agradables como siempre, fue el río Kinabatangan. Estuvimos cinco días barca arriba, barca abajo, buscando monos narigudos, orangutanes y elefantes, que aquí no se dejaron ver. Por la noche disfrutamos de unos paseos muy productivos con nuestro guía y amigo Esrah. Aquí cumplimos nuestro sueño de ver un társido, un pequeño primate nocturno de aspecto muy curioso.

Y para Tabin. Aquí pensábamos que había alguna oportunidad de ver el Rinoceronte de Sumatra, pero nos dijeron que solo quedaban tres y estaban en cuarentena, así que como para verlos. Mal futuro les espera a los pobres. Eso sí, vimos muy bien los gibones y los elefantes, dos de los mamíferos estrella de Borneo. Además en los paseos nocturnos siempre se veía alguna especie interesante, aunque los Leopard Cat no se dejaron fotografiar. Una de las observaciones más bonitas fue una cobra cruzando el camino, era la primera que veíamos.

PASE MALASIA079

Bornean Gibbon

Para el final del viaje nos dejamos las famosas selvas de Danum Valley, de las mejores que quedan en todo Borneo. Aquí hice alguna de las aves que más me apetecía, como una pitta. Nos pegamos mucho tiempo intentando verlas y fotografiarlas, pero es muy difícil. Al final una se dejó y ahí os la pongo. Además es endémica de la isla. De lo más bonito fue ver varias veces el orangután, muy cerca y bien. También me gustó mucho el Red Leaf Monkey, un mono de carita muy simpática y color muy llamativo.

PASE MALASIA087

Amanecer en la jungla

 

Y con esto me despido, espero que os gusten las fotos y las encontréis variadas. Ya estamos pensando en el próximo viaje, aunque antes me toca el cole, este año ya en 6º de Primaria.

Buscar anfibios y reptiles

Cuando salimos al campo o hacemos excursiones me gusta mucho ir a balsas y charcas con el “salabret” a intentar pescar renacuajos, tritones o ranas para verlos de cerca y hacerles fotos.

Los días de calor también salgo muchas veces a las tapias de detrás de casa a ver si están las lagartijas tomando el sol y me acerco despacio con la cámara para intentar que no se espanten.

Otra cosa que me encanta hacer en el monte es levantar piedras para ver si aparece algún lagarto, lución o eslizón. Siempre las levanto con papá por si aparece algún animal que pueda picar o morder y volvemos a dejar las piedras como estaban.

En algunos viajes los reptiles ya son más grandes y no se esconden debajo de una piedra, sino que se buscan otros escondites, como los hormigueros de la foto.

Escapada a la India, en busca del tigre

En las Navidades del 2012 hicimos un viaje de pocos días a la India, en busca del tigre. Aunque solo tuvimos tiempo para ver una pequeña parte del país, nos impresionaron las escenas de la calle, la actividad al lado de las carreteras, los pueblos, ruidos, olores… todo tan colorido, bullicioso e impactante.

CarlosTajMahal

sunset

 

Aparte de retratos y de fotos de preciosos monumentos, nos dedicamos sobre todo a fotografiar fauna, como por ejemplo mis amigas las ardillitas.

carlos

ardilla

En los parques todo era mucho más tranquilo, uno de ellos lo visitamos en este riksaw bici:

ricksaw

Allí vimos muchas aves y bonitos humedales, aunque con niebla y frío.

ibis

alcion

También recorrían los caminos algunos monos y se veían bastantes ciervos.

Los últimos días los dedicamos a buscar al impresionante tigre y tuvimos la suerte de ver a un macho adulto llamado T4, a la famosa y vieja tigresa Machili y pudimos compartir mucho tiempo con el joven Sultán y su mamá, Noor.

carlosTigre

sultanynoor

Young tiger Sultan in Ranthambore N.P., India D200 28-300 mm Nikon 1/10 sec

En las pistas de entrada al parque había grandes grupos de langures y también podía aparecer algún otro precioso tigre, ciervos sambar y cualquier otra sorpresa.

culebra

ciervo

monos

Verano en Sri Lanka

En el verano del 2012 hice un viaje a Sri Lanka con mis padres. Los coches, las ciudades, la gente, todo era bastante distinto a España.

Los paisajes por los que pasábamos también eran diferentes y de camino parábamos a hacer fotos a cascadas, ríos y otros animales que se veían cerca de la carretera o en los pueblos.

Como nos gusta mucho la naturaleza nos fuimos a algunos Parques Nacionales, como Horton Plains, Wilpattu o Yala, a fotografiar animales. Uno de los animales que más me gustaron fueron los elefantes, sobre todo el pequeñín que probaba a escaparse corriendo mientras su mamá lo perseguía.

En uno de los safaris, mientras papá y yo estábamos entretenidos haciendo fotos a una Carraca, mamá dijo que venía un oso y le pudimos hacer fotos.

Los últimos días descansamos en la playa, pero allí también había animales que fotografiar.