Canadá atlántico

Colonia de alcatraces en Cape St Mary’s, Terranova

Acabamos de regresar de unas estupendas vacaciones por el Este de Canadá. Volamos a Quebec y desde allí alquilamos un coche con el que visitamos varios parques nacionales de la parte atlántica de este enorme país. Las provincias por las que nos hemos movido son Quebec, Nuevo Brunswick, Nueva Escocia y Terranova.

Todavía tengo mucho trabajo para filtrar y clasificar las fotos, pero de momento he seleccionado unas cuantas de motivos variados para dar una idea global del viaje. Espero que las disfrutéis.

Empiezo con algunas urbanas y de paisajes. La ciudad en la que más tiempo hemos pasado es Quebec, nuestro destino de llegada y salida, pero también hemos visitado preciosos pueblos costeros como Lunenburg o San Juan de Terranova, el punto más al este de Canadá.

Sigo con algunos cetáceos. Cogimos algunos barcos para ver ballenas, en Terranova espectacular la cantidad de jorobadas que nos rodeaban y lo que se acercaban a la barca. Desde Gaspésie intentamos las belugas, pero solo se dejaron ver desde el ferry a lo lejos. Más suerte tuvimos con otras especies, como el Rorcual Común y el Rorcual Enano, además de la enorme Ballena Azul, el animal más grande que ha existido en la Tierra, mayor incluso que el más grande de los dinosaurios conocidos.

En cuanto a mamíferos terrestres hemos visto los más emblemáticos. Disfruté mucho con los castores por dejarnos mucho tiempo para observarlos, pero todos han sido muy especiales, como el primer puercoespín, que se asustó al vernos y se subió corriendo a un árbol. ¡Yo no sabía que trepaban tan bien!.

Y para acabar, algunas aves. Aparte de las águilas y los paseriformes disfruté muchísimo de dos grandes espectáculos: una colonia de aves marinas, especialmente alcatraces, en Cape St Mary’s y las grandes migraciones de limícolas en Johnson Mills en la bahía de Fundy. Impresionante.

Anuncios

Navidades al sol

 

Las pasadas vacaciones navideñas hicimos una escapada a las islas Canarias, huyendo de las heladas que se registraron en Calamocha durante esos días. Visitamos dos de las islas: Tenerife y La Gomera.

_rod1072

En Tenerife una de las paradas obligatorias son los paisajes volcánicos de la cañada del Teide. Precioso, apetece parar en cada curva, aunque la cantidad de coches aparcados y las pocas anchuras para detenerse no lo ponen fácil. Las luces son en seguida muy fuertes, poco aptas para fotografiar paisaje, por lo que en las horas centrales busqué más detalles, sombras y contraluces de la escasa vegetación que logra abrirse paso entre las lavas, como los tajinastes.

La zona que más visitamos de la isla de Tenerife fue el norte, desde la laurisilva de Anaga hasta la Punta del Teno. Os dejo algunas imágenes de la costa con sus acantilados y sus variados paisajes: algunas con la vegetación hasta el mar, otras con escarpadas rocas y, las menos, de arenas volcánicas.

En el trayecto de ferry que cruza de Los Cristianos a San Sebastián de la Gomera pudimos ver durante unos segundos a unos pocos Calderones asomando sus aletas, fue una escena muy rápida pero por suerte la cámara estaba preparada…

_cp10377

En la Punta del Teno despedimos el 2016. Para ello nos acercamos hasta el faro a disfrutar del fantástico atardecer. Me pegué un buen rato al lado de un valiente Vuelvepiedras que aguantaba el fuerte viento y los golpes de las olas en busca de caracolillos que llevarse a la boca.

Otro de los paisajes que caracterizan a estas islas es la laurisilva. Visitamos la de Anaga en Tenerife y la de Garajonay en La Gomera. Las dos zonas me gustaron mucho, aunque los días fueron todos soleados y no pudimos verlas con el típico ambiente de niebla. Dimos buenos paseos buscando a las palomas endémicas e intentando levantar alguna Becada, aunque con esta última no tuvimos éxito.

Aprovechando lo cortos que son los días en estas fechas del año nos detuvimos a intentar alguna imagen nocturna, como estas dos. La primera es el Teide y la segunda los Roques en La Gomera.

En los pueblos las paradas eran más para reponer fuerzas con los buenos platos canarios, pero alguna imagen de las construcciones también me traje. Estas dos son Garachico, con todas sus casitas blancas junto al mar, y una típica estampa de los pronunciados barrancos gomeros con sus terrazas de cultivo, sus palmas y las pronunciadas curvas de la carretera.

 

Dos elementos básicos en el paisaje canario: la lava volcánica y las chumberas.

En Icod de los Vinos, además de comernos otras papas arrugás buenísimas, aún tuve tiempo de fotografiar algunos lagartos tizones.

Para acabar os dejo una colección de aves. Me faltaban muchas especies de las islas para mi colección de aves de España y pude fotografiar todas, así que estoy muy contento. Otras especies son las mismas que en la península, pero de la subespecie canaria, así que también me apetecía mucho verlas y traérmelas en la cámara. Del Halcón tengo dudas de cuál puede ser, pero es que a veces ni los científicos se ponen muy de acuerdo ya que puedes encontrarte dos especies distintas o las dos formando parte de una gran especie: el Halcón Peregrino.

_rod1655

Los tres en la Playa del Inglés en La Gomera….¡pero con abrigo!

Mallos y monasterios

A mediados de noviembre teníamos un viernes festivo y aprovechamos ese día extra para acercarnos hasta los Mallos de Riglos a intentar ver el Treparriscos.

El paisaje todavía estaba muy otoñal y la temperatura fue muy agradable, por lo que el sábado los mallos se llenaron de escaladores. Pero eso no fue un inconveniente para las aves, ya que tanto el Treparriscos como los acentores alpinos se nos pusieron muy cerca y pudimos disfrutarlos un largo rato.

Os dejo varias fotos del precioso pájaro-mariposa, el Treparriscos, y una de un Acentor Alpino.

Además de las aves, en esta ocasión he hecho bastantes fotos a otros motivos. Estos primeros son detalles vegetales y de la luna en San Juan de la Peña y en la estación de ferrocarril de Riglos.

El sábado visitamos el monasterio viejo de San Juan de la Peña. Bajamos paseando desde la pradera y visitamos su interior.

Por la tarde quedamos con nuestro amigo Ramón y dimos un paseo por los miradores del Pirineo. Como el día estaba muy despejado se veían muy bien sus cimas algo nevadas y la Sierra de Guara al otro lado. Ya de noche bajamos a dar una vuelta por Santa Cruz de la Serós para ver la iglesia y sus chimeneas espantabrujas.

El domingo para la vuelta elegimos la carretera vieja en lugar de Monrepós para cruzar el puente de Santa María de la Peña y poder circular despacio y haciendo paradas de camino cuando el paisaje se veía más bonito.

_rod0657

Peña Oroel

A por marinas y de rebote, ¡Pico Mediano!

El sábado pasado teníamos reservada una salida en barco, la última de la temporada del 2016 de verballenas.com. Llevaba semanas esperando a ver si el tiempo permitía salir al Cantábrico y si las aves marinas, delfines o ballenas se dejarían ver. Por fin tuvimos suerte y después de algún intento fallido pudimos embarcarnos hacia alta mar. Lo pasamos muy bien, vimos muchos animales de los que me faltaban para mi album y la gente del barco era muy simpática y nos enseñó muchas cosas sobre el mar y sus habitantes.

 

Diferentes imágenes de una de las especies estrella del viaje, el alcatraz. Se ven adultos y otros plumajes, además de una pardela sombría. En la última foto se ve uno de los grandes peligros que sufren las aves marinas ya que el joven lleva enganchado en el pico un anzuelo. Por desgracia muchos individuos mueren cada año por esta causa.

 

Fue muy interesante observar delfines comunes, me gustaron mucho, aunque era muy difícil pillarlos con la cámara. Además Gorka nos enseñó que los alcatraces han aprendido a seguirlos para lanzarse en picado a toda velocidad y pescar a los peces que están escapando del ataque de los delfines.

 

A los págalos les llaman los macarras del mar y ¡no me extraña!. Persiguen a las gaviotas y demás especies para quitarles el pescado que acaban de coger, así los granujas se ahorran el trabajo de pescar. Pude hacerles unas fotos muy chulas a varios ejemplares de la especie Págalo Grande. La última ha quedado muy graciosa porque hay tres especies distintas una encima de la otra.

Las pardelas son unas aves muy típicas del alta mar, lo que se llama pelágicas, así que me apetecía mucho verlas. Tuvimos la suerte de ver cuatro especies distintas: Pardela Balear, Capirotada, Pichoneta y Sombría. La que mejor se dejó fotografiar fue la Capirotada. Ahí tenéis cuatro fotos. La otra es una Pardela Balear.

Aunque no vimos la Gaviota de Sabine, que era mi preferida, se acercaron al barco varias especies interesantes, como la Gaviota Cabecinegra y la Tridáctila. De esta última hice muchas fotos en el viaje de Semana Santa a Varenger, Noruega, así que cuando la vimos me acordé de lo bien que lo pasamos en ese viaje donde me puse las botas de fotografiar álcidos (frailecillos, alcas y araos). Desde el barco también los vimos, pero no muy cerca.

 

 

_cpj5500

Acantilados junto a la costa cantábrica en Bermeo

Para completar un día fantástico conocí a muchos fotógrafos y uno de ellos, Rober de Northides, me invitó a ir el domingo a uno de sus escondites en la zona de Izki. Ni más ni menos que para fotografiar Pico Mediano. ¡Increíble, venir a un barco de pelágicas y acabar en unos robledales preciosos haciendo una especie tan bonita!. Lo pasé muy bien y me quedaron muchas ganas de volver pronto a esta zona del interior de Álava. Además el propio río Izki estaba precioso como podéis ver en las fotos. Para acabar estuve un rato con mis amigos los mitos, siempre me gusta perseguirlos con la cámara, aunque tampoco paran quietos.

_rod0452

_cpj5641

Fin de semana en el Delta del Ebro

El pasado fin de semana fuimos al Delta Birding Festival. Nos recibió una tormenta enorme, con rayos y truenos de los que asustan, pero aún así despedimos el cumpleaños de mamá con una paella buenísima.

El sábado por la mañana, antes de ir al festival, pasamos un rato en el observatorio de Riet Vell, donde siempre me lo paso muy bien (bueno, las dos veces que he estado). Pude fotografiar varias especies, pero la que más ilusión me hizo fue el Avetorillo.

Además de aves, con mis amigos Pietro y Laia vimos muchos cangrejos que saludaban en el camino y algún insecto. El que mejor me quedó fue este escarabajo que hace el pino.

Martín Pescador

Martín Pescador

La otra actividad que más me apetecía era coger un barco para ver aves marinas. Hace dos años lo intentamos pero no pudo salir por el mal tiempo, pero esta vez embarcamos desde Sant Carles de la Ràpita y salió un día soleado. Vimos muchas gaviotas y otras aves más pelágicas, como la Pardela Balear, Págalo Pomarino y Paíño Europeo ( estas dos últimas ya bastante más lejos para foto).

Fue un fin de semana completo, porque además de ver muchas aves coincidimos con muchos amigos y me lo pasé genial. ¡Hasta nos bañamos en el mar!

_cpj0143

Con Pietro y Laia yendo a darnos un chapuzón

Un verano en Malasia

Este verano he tenido mi primer contacto con la selva en un viaje a Malasia Peninsular y a Sabah, en Borneo. He descubierto lo que son las sanguijuelas, los mosquitos, la humedad y las dificultades de encontrar los animales aunque los estés oyendo al lado. ¡Siempre hay una hoja en medio! Pero estos inconvenientes se ven compensados cuando alguno de los espectaculares habitantes de esas junglas se deja observar o, mejor aún, fotografiar.

Primero pasamos unos días en la península malaya. Visitamos Kuala Lumpur, Fraser’s Hills, Taman Negara y las islas Perhentian.

PASE MALASIA001

Torres Petronas en Kuala Lumpur

Algunos de los animales y paisajes de nuestra visita a Fraser’s Hills, muy cerca de la capital y con un clima mucho más agradable que el de las tierras bajas.

De las tierras altas nos fuimos al Parque Nacional de Taman Negara, uno de los más famosos del sudeste asiático. A nosotros nos pareció un poco masificado, pero fue nuestro primer contacto con la selva y las primeras sudadas en busca de la espectacular fauna que se puede encontrar.

En las islas hice snorkel por primera vez. Lo de hacer fotos ya era demasiado, pero disfruté mucho y me gustaron tanto los peces payaso que pongo uno de recuerdo. En el pueblo había graffitis muy majos.

Después de estas dos semanas en la península nos fuimos para Borneo, donde pasamos la mayor parte del viaje. De los dos estados malayos de esta enorme isla, Sarawak y Sabah, esta vez sólo hemos visitado el segundo de ellos. Su capital es Kota Kinabalu, más conocida como KK,  y desde ahí nos dirigimos a las montañas de Crocker Range y Gunung Kinabalu. Había un montón de senderos espectaculares para caminar. Como descanso, después de las caminatas nos fuimos a las aguas termales de Poring Springs, donde vimos varias Rafflesias en flor. Además disfruté de mi primer canopy walk. ¡Una pasada!

El siguiente destino fue Sepilok,  conocido por su centro de rehabilitación de orangutanes. Nosotros no lo fuimos a ver, pero pasamos unos días fantásticos completando la lista de animales fotografiados. Además seguimos disfrutando de la comida y simpatía de los malayos en unos parajes increíbles. Había que aprovechar tanto el tiempo que me llevaba la cámara hasta a la piscina porque nunca se sabe cuándo se van a dejar retratar los animales que tanto buscas. Un ejemplo es la foto del Crimson Sunbird que os pongo debajo, después de muchos intentos lo pillé con el bañador mojado.

Canopy en el rainforest discovery centre, Sepilok

Canopy en Rainforest Discovery Centre, Sepilok

PASE MALASIA053

Gecko dentro de una lámpara

Uno de los sitios que mejor resultado nos dieron en cuanto a fauna, la comida y gente agradables como siempre, fue el río Kinabatangan. Estuvimos cinco días barca arriba, barca abajo, buscando monos narigudos, orangutanes y elefantes, que aquí no se dejaron ver. Por la noche disfrutamos de unos paseos muy productivos con nuestro guía y amigo Esrah. Aquí cumplimos nuestro sueño de ver un társido, un pequeño primate nocturno de aspecto muy curioso.

Y para Tabin. Aquí pensábamos que había alguna oportunidad de ver el Rinoceronte de Sumatra, pero nos dijeron que solo quedaban tres y estaban en cuarentena, así que como para verlos. Mal futuro les espera a los pobres. Eso sí, vimos muy bien los gibones y los elefantes, dos de los mamíferos estrella de Borneo. Además en los paseos nocturnos siempre se veía alguna especie interesante, aunque los Leopard Cat no se dejaron fotografiar. Una de las observaciones más bonitas fue una cobra cruzando el camino, era la primera que veíamos.

PASE MALASIA079

Bornean Gibbon

Para el final del viaje nos dejamos las famosas selvas de Danum Valley, de las mejores que quedan en todo Borneo. Aquí hice alguna de las aves que más me apetecía, como una pitta. Nos pegamos mucho tiempo intentando verlas y fotografiarlas, pero es muy difícil. Al final una se dejó y ahí os la pongo. Además es endémica de la isla. De lo más bonito fue ver varias veces el orangután, muy cerca y bien. También me gustó mucho el Red Leaf Monkey, un mono de carita muy simpática y color muy llamativo.

PASE MALASIA087

Amanecer en la jungla

 

Y con esto me despido, espero que os gusten las fotos y las encontréis variadas. Ya estamos pensando en el próximo viaje, aunque antes me toca el cole, este año ya en 6º de Primaria.

Largos días de junio

Junio es ese mes que ya huele a verano: se reduce el horario de clase, terminan las extraescolares y las tardes son larguísimas. Eso me encanta porque aparte de jugar y acabar los exámenes, tengo tiempo para salir al campo casi a diario.

Este año la primavera fue más lluviosa. Aunque ahora ya se ha secado todo, a inicios de mes estaban las praderas espectaculares de flores.

Cuando las luces son adecuadas me gusta probar a captar contraluces de plantas con la luz detrás o claves bajas aprovechando esos rayos de sol bajo que solo ilumina algunas zonas aisladas.

Para disfrutar de la naturaleza, esta es la época del año en que todas las aves van como locas a criar a sus polluelos. Así que me encanta ir con papá y sentarnos a observar sus movimientos, a ver dónde ceban, qué presas llevan a los nidos y, con suerte, estar en el momento justo en que los volantones empiezan sus primeros y torpes paseos.

Después de muchos años de observar al Roquero Rojo en nuestro querido valle del Pancrudo, este verano por fin hemos visto a una pareja sacar adelante a sus pequeños.

Otro gran descubrimiento, gracias a Antonio, fue este nido de Golondrina daurica bajo un puente. Una pareja preciosa que también ha visto volar a sus pollos sin ningún percance.

El último día que estuve en el hide ya habían volado las golondrinas, así que me camuflé para ver si acudía algún animal a beber al río… y sí que vinieron, aunque no los que esperaba.

ovejas

Otro de los fenómenos naturales que tenemos justo a la vuelta de la esquina (y no en sentido figurado) es el de los Ciervos volantes. Después de cenar salimos a la orilla del Jiloca a esperar a que empiecen sus vuelos crepusculares. Mientras se hace la hora de que comiencen su actividad me doy unos paseos y derrapes con la bici y, si vuelan con algo de luz, a intentar pillarlos en vuelo. No es nada fácil, por cierto.

Otra de mis actividades favoritas de inicios de verano son los paseos nocturnos con la furgo para ver si cruza por los caminos algún mamífero (erizo, zorro, gineta, tejón, liebre…). Es mejor momento para verlos puesto que ya están rondando los jóvenes. Muchas de esas vueltas no son muy exitosas, o no se ve nada o la imagen es de un animal cruzando el camino a toda velocidad, casi sin poder identificarlo. Pero algunas noches hay suerte y encontramos algún motivo de foto.

_ROD4744

Sapo común